Blog

LAS STARTUPS: ANÁLISIS

LAS STARTUPS: ANÁLISIS

Con el desarrollo de Internet y las nuevas tecnologías, las reglas que hasta ahora conocíamos han ido cambiando a un ritmo vertiginoso. En un mundo dirigido por la globalización y la fuerte competencia, esta transformación y expansión tecnológica ha inundado todos los ámbitos de nuestra vida diaria. En el ámbito empresarial, en el que tan importante es estar al día, es imprescindible entender los nuevos conceptos que van surgiendo sobre emprendimiento. Las startups son una buena prueba de ello, pero ¿sabemos realmente qué son? ¿cuál es el ámbito real en el que se desarrollan? En este post intentaré explicar de forma sencilla todo lo que debes saber sobre las startups.

las starups

QUÉ SON LAS STARTUPS

 

Una startup es una empresa emergente, en proceso de creación, la cual consideramos con amplio espectro de crecimiento. Se puede asociar a cualquier tipo de ámbito empresarial, sin embargo, normalmente se adscriben al ámbito de las nuevas tecnologías, muy ligado a Internet y las TICs. Asimimo, una de sus principales características es su gran capacidad de cambio y de adaptación al mercado.

Podemos hablar de buenas perspectivas de crecimiento a medio y largo plazo, puesto que, entre otras cosas, las empresas relacionadas con los aspectos tecnológicos e Internet suelen tener unos menores costes, lo que hará que los beneficios sean mayores. Además, este tipo de empresas necesitan una menor financiación inicial.

Con respecto a este último aspecto, debemos destacar que no se financian por los cauces habituales, como pueden ser los créditos bancarios o similares, sino que suelen financiarse a través de pequeños inversores privados que, en muchas ocasiones, aportan capital a cambio de participaciones en la empresa, ya que estos inversores cuentan con los beneficios que les reportará la propia startup.

 

FORMA DE DESARROLLO

 

Ya que una de las características principales de las startups es su bajo coste, estas podrán desarrollarse en cualquier medio o parte del mundo (puesto que muchas de las veces estarán presentes únicamente de forma on line). Por lo tanto, una persona o grupo de personas que quieran desarrollar una startup, podrán hacerlo incluso desde su propia casa.

Uno de los métodos que se encuentra más en auge en este medio es el de oficinas compartidas o de coworking, esto es, espacios compartidos en los que pueden confluir el trabajo de dos o más empresas o startups. Este modelo tiene la ventaja de que se está en contacto con más personas con una perspectiva innovadora y emprendedora, por lo que la red de contactos mejorará sensiblemente con respecto a si se decide desarrollar la startup desde casa. Además, los costes de oficina se verán igualmente reducidos puesto que se compartirán gastos entre todos.

 

FENÓMENO STARTUP

Hay startups que producen miles de millones de beneficios y que todos conocemos. Es el caso de Uber, Pinterest, Snapchat, Dropbox, Airbnb, etc., pero existen millones de startup que están evolucionando en estos momentos en todo el mundo.

En ocasiones, se crean startups que no crean beneficios directos por sí mismas, sino que desarrollan una idea innovadora, que puede llegar a un gran número de personas. Muchas veces, pese a no ser el objetivo principal de la creación de las startups, cuando estas han adquirido una notable relevancia en el mercado, una gran empresa puede fijarse en ellas y adquirirlas. Es el caso de Instagram, que creció hasta ser vendida a Facebook por alrededor de 700 millones de euros.

 

QUIERO CREAR UNA STARTUP ¿QUÉ HAGO? ¿POR DÓNDE EMPIEZO?

 

Si tienes una idea y quieres desarrollarla, lo que deberás tener en cuenta, en primer lugar, es cuál es el objetivo que quieres alcanzar, puesto que será imprescindible para la evolución del producto.

Escoge un lugar de trabajo: tantea las posibilidades que tienes a tu alrededor y busca los espacios de coworking de tu ciudad.

Otro de los puntos a tener en cuenta, si quieres tener éxito en una startup, será tener una muy buena imagen y un buen trato con los potenciales clientes, puesto que al principio no dispondrás grandes cantidades de dinero para invertir en marketing y publicidad.

Crea una marca: si ya tienes la idea, estás seguro de ella y quieres desarrollarla, será imprescindible desde el principio crear y registrar tu marca, puesto que sobre ella  descansarán los pilares de tu startup.